Notas del día

Iglesia niega discriminación y homofobia del Arzobispo de Oaxaca

*A todos los fieles católicos y personas de buena voluntad. *El día domingo 8 de Mayo del presente año, dentro de las instalaciones del Seminario Pontificio de la Santa Cruz de Oaxaca con motivo de la Feria Anual de nuestro Seminario, después de la celebración de la Santa Misa, en la tradicional conferencia de prensa el Sr. Arzobispo José Luis Chávez Botello dio a conocer su comunicado: las madres, indispensables para mejorar la vida a propósito de la cercanía del día 10 de Mayo en el que se celebra a la mujer especialmente en su condición de madre; en él resaltó la dignidad de la mujer y el aporte fundamental de la maternidad en la sociedad.
 En la sesión de preguntas, explicitó aún más la dignidad de la mujer  invitando a superar actitudes machistas y tratos comerciales, lucrativos y denigrantes.  En este contexto no faltaron preguntas capciosas o formuladas con otra intención y sobre un tema que no era el motivo central del comunicado; fue aquí donde el Señor Arzobispo, al responder rápido, utilizó en una frase palabras no precisas o desafortunadas pero que de ninguna manera expresan su manera de pensar y de actuar, no lo dijo con la intención de dañar a personas ni mucho menos discriminar a algún sector de la sociedad. 
 La Iglesia Católica, encabezada y representada por su Arzobispo, da cuenta de que siempre su aportación ha sido, es y seguirá siendo analítica, propositiva y constructiva; ahí están las decenas de comunicados que semanalmente van motivando a la sociedad oaxaqueña a la construcción de consensos, a la búsqueda de la verdad, al anhelo de justicia,  a la convicción por el bien común, a la reconstrucción del tejido social, a la reconciliación y la paz.
 Sin embargo, al conocer que se hirió la susceptibilidad de quienes optan por preferencias distintas y asumen la diversidad como principios básicos, a nombre del Señor Arzobispo ofrecemos sinceramente una disculpa con la seguridad de nuestra consideración. Lejos de nosotros la intención de ofender o menoscabar la dignidad de las personas; jamás intentaremos hacer valer un derecho pisoteando otro; nosotros no ridiculizaremos a nadie, aunque no estemos de acuerdo con su manera de proceder. Respetamos las preferencias, opciones y decisiones que se derivan de la libertad y del discernimiento; reconocemos la autonomía e independencia de las conciencias.
 Desde nuestra fe y ministerio, seguiremos invitando a todos los fieles católicos a superar las limitaciones, errores y hasta vicios y delitos graves, a trascender las inclinaciones y tendencias a que nos mueve y a veces nos somete la naturaleza humana. Seguiremos exhortando a mantenernos fieles y obedientes a los principios y valores de nuestra fe en Jesucristo que se fundamenta en las Sagradas Escrituras y el Magisterio de la Iglesia; porque dentro de nuestra institución hay normas y mandamientos que nos ayudan a derrotar la resignación y el conformismo; nos fortalecen para luchar por arrepentirnos, convertirnos y ser mejores, nos ayudan a no relativizar la moral y a mantener la ética, a no permitir que el laxismo oriente nuestras acciones y menos nuestras convicciones.
 En nuestra Iglesia, las limitaciones y fallas de algunos no pueden opacar las virtudes de la mayoría, ni se puede tomar como medida y menos como modelo a quienes no quisieron o pudieron asumir las exigencias y consecuencias de los compromisos que libremente asumieron.
  Afortunadamente también están reconocidos los Derechos a la Libertad de Pensamiento, Expresión y Religión, los cuales también merecen respeto.
            Arquidiócesis de Antequera Oaxaca, Mayo 16 de 2011. 
        Pbro. Jesús Gopar Ricárdez                                          Pbro. Francisco Reyes Ochoa
     Vicario General                                                             Secretario Canciller

Comentarios en Facebook

Dejar un comentario