Notas del día

Solalinde celebra reunión con Blake Mora a favor de los migrantes

México, como país de tránsito migratorio, ha estado bajo el escrutinio nacional e internacional en los últimos años. Tanto activistas como organizaciones civiles y religiosas han señalado, incesantemente, la situación de oprobio en la que se encuentran las personas migrantes que cruzan el territorio mexicano.
Tanto en estaciones migratorias, localidades de Chiapas como en amplios estados del país como Tamaulipas, existen fosas desconocidas, cementerios ocultos, muertos olvidados y enterrados por la indiferencia de las autoridades, la corrupción de las instituciones y sus escandalosos vínculos con el crimen organizado que han mantenido a la justicia, por muchos años, en un profundo calabozo.
 Los secuestros, las violaciones sexuales, las agresiones físicas y los asaltos, por mencionar algunos, son producto de un sin número de acciones y omisiones que ha permitido un Estado laxo y cada vez más debilitado.
Existen diversos informes que denuncian los abusos de autoridad, los nexos entre instituciones gubernamentales y delincuencia organizada y la amplia discrecionalidad con la que actúan los aparatos encargados de la procuración de justicia, la seguridad pública y la gestión del flujo migratorio. Todos estos, órganos medulares de la Secretaría de Gobernación.
Hasta el momento, existe la disposición; incipiente a nivel estatal y municipal, intermitente a nivel federal, para dar solución a estos problemas estructurales, pero nunca la firme convicción de realizar los cambios necesarios para que la justicia sea una realidad. Nuestro propósito es que las autoridades presentes tomen consciencia de la realidad que se vive al cruzar nuestro país. Por lo tanto, les concedemos la palabra a nuestros hermanos migrantes.
PRIMER CASO: Claudia Patricia
SEGUNDO CASO: Joel
PALABRA A LOS MIGRANTES
CONCLUSIÓN
Reflexión de nuestra crisis desde la mirada de Jesús el Buen Pastor
Autoridades de los tres niveles de gobierno. Señor Secretario de Gobernación, José Francisco Blake Mora; señor Gobernador del estado de Oaxaca, Gabino Cué Montiagudo; señor Comisionado del Instituto Nacional de Migración, Salvador Beltrán del Río; señor Arzobispo de Tijuana y presidente de la Dimensión Pastoral de la Movilidad Humana del Episcopado Mexicano, Rafael Romo Muñoz; señor Obispo de Tehuantepec, Oscar Armando Campos Contreras; hermanos y hermanas migrantes y personas que nos alegran con su presencia: están ustedes en su casa, que es casa de Dios.
México es un país riquísimo, generador de grandes ganancias, pero que sólo se distribuye hacia arriba y para unos cuantos, constituyendo una gran maquinaria de empobrecimiento de las grandes mayorías. Muchos son los males que aquejan a nuestra nación; destacan como los más terribles la opacidad y la impunidad. Los tres poderes del Estado mexicano carecen de la debida articulación con la sociedad civil. Estos han sido incapaces de crear mecanismos democráticos de diálogo y consulta, insensibles para cambiar lo que necesita la sociedad. A ésta se le ha ofrecido medias verdades, verdades a medias y también mentiras. Se ha maquillado la realidad, especialmente, tratándose del mundo de la migración, fortaleciendo así la impunidad. Al mismo tiempo, se han intensificado los gritos de hartazgo de nuestra gente. De cada cien delitos cometidos en México, noventa y ocho por ciento quedan en la impunidad. Las instituciones civiles y a veces las eclesiásticas no han sentido a la gente, no han escuchado sus voces ni han empatizado con ella, han sido omisas en muchas formas. México se encuentra debilitado en la misma medida que la impunidad se ha fortalecido. Casi todos estamos sufriendo la imparable violencia nacional, pero los que se han llevado la peor parte son nuestros hermanos y hermanas migrantes, principalmente, procedentes de Centroamérica. Hemos tratado muy mal a nuestros hermanos del sur. De cara a miles de familias enlutadas y con la incertidumbre de no saber nada sobre sus seres queridos, México es ya una vergüenza y un cementerio. En once años, México ha hecho pedazos la relación fraterna con otros países de la región, principalmente, con los de Centroamérica. Ni ante tantas fosas, se acepta que esta tragedia humanitaria es provocada por delincuentes nacionales. México está perdiendo su oportunidad para ser el hermano mayor con liderazgo moral, a causa de estar asumiendo el lamentable papel de policía en retaguardia para los Estados Unidos. Estamos desaprovechando nuestro liderazgo para consolidar una región económica fuerte. En lugar de facilitar la comunicación en esta región, la obstaculizamos, impidiendo el paso a nuestros hermanos queridos más próximos. El Estado mexicano ha sido omiso e insensible ante los secuestros de personas migrantes, sobre todo en los estados de Veracruz y Tabasco. Asimismo, ha sido pobre e insuficiente la respuesta de la Iglesia en los lugares más golpeados por el secuestro.
Hace 2000 años, desde la cárcel, Juan Bautista le mandó decir a Jesús:
“ ¿Eres tú el que había de venir o tenemos que esperar a otro?”
Jesús contestó:
“Los ciegos ven, los cojos andan, los leprosos quedan limpios, los sordos oyen, los muertos resucitan, los pobres reciben la Buena Noticia.”
Lucas 7,18-22
Nosotros, los servidores públicos, civiles y eclesiásticos no somos el mesías, pero sí fuimos consagrados por nuestro bautismo para hacer presente a Jesucristo resucitado. Somos misioneros de su reino: donde Jesús está presente, hay vida y donde no está, hay muerte. Jesús no está presente en la economía, en la política, en la vida social. En Betania le dijeron sus amigas Marta y María:
“ Si hubieras estado aquí, no habría muerto mi hermano.”
Lucas 11, 21
 
Hoy, la Palabra de Dios nos está diciendo: somos los pastores que habríamos de servir a nuestro pueblo ¿O tenemos que esperar a otros pastores para que lo sirvan? Antes que cualquier investidura, somos personas consagradas y convocadas para una misión. Si no lo hacemos, otros lo harán. Este sexenio está prácticamente concluyendo y es tarde para intentar hacer lo que no se hizo en cinco años. Sin embargo, la única petición que hacemos a las autoridades competentes, es que se investiguen las desapariciones y secuestros en el estado de Veracruz y Tabasco. No queremos más impunidad ni tibieza ante la suerte que están corriendo nuestras hermanas y hermanos transmigrantes. Los migrantes no merecen más impunidad.
Que Jesús Buen Pastor nos estimule con su ejemplo; que el espíritu Santo derrame su gracia sobre nosotros para que nos comprometamos primero en la justicia de los más vulnerables para construir entre todos la paz que tanto anhelamos.
¡Señor Jesús Buen Pastor, enséñanos a ser generosos y a dar la vida por las ovejas que nos has encomendado! Amén.
José Alejandro Solalinde Guerra
20 de mayo de 2011.
José Alberto Donis Rodríguez
“Tuve hambre y me dieron de comer, tuve sed y me dieron de beber, fuí migrante y me hospedaron” Mateo 25,35

“Albergue de migrantes Hermanos en el Camino A.C.”
Fundador: Pbro. José Alejandro Solalinde Guerra
Pastoral de la Movilidad Humana, Pastoral de Migrantes
Diócesis de Tehuantepec, Oaxaca
Av. Ferrocarril Pte. No.60, Barrio de “La Soledad”
Cd. Ixtepec, Oaxaca, México.
C.P. 70110  
Cel. 971 1034 385 
Tel.Oficina: 971 7132264
Web: http://www.hermanosenelcamino.org
Skype: hermanosenelcamino
http://www.facebook.com/AlbertoDonisRodriguez

José Alberto Donis Rodríguez
“Tuve hambre y me dieron de comer, tuve sed y me dieron de beber, fuí migrante y me hospedaron” Mateo 25,35

“Albergue de migrantes Hermanos en el Camino A.C.”
Fundador: Pbro. José Alejandro Solalinde Guerra
Pastoral de la Movilidad Humana, Pastoral de Migrantes
Diócesis de Tehuantepec, Oaxaca
Av. Ferrocarril Pte. No.60, Barrio de “La Soledad”
Cd. Ixtepec, Oaxaca, México.
C.P. 70110  
Cel. 971 1034 385 
Tel.Oficina: 971 7132264
Web: http://www.hermanosenelcamino.org
Skype: hermanosenelcamino
http://www.facebook.com/AlbertoDonisRodriguez

Comentarios en Facebook

Dejar un comentario