Notas del día

Pedro Gatica, libre después de 12 años de detención injusta

México D. F,  04 de julio 2011. (ASILEGAL).-*En un claro ejemplo de abuso de la prisión preventiva y del plazo razonable para ser juzgado, Pedro Gatica fue víctima de la dilación excesiva e indebida del proceso penal al que fue sometido. *El caso es representativo de un patrón de impartición de justicia.
Más de la mitad de las personas encarceladas en el Estado de Guerrero se
encuentran en espera de una sentencia.

Después de permanecer privado de su libertad durante 11 años 10 meses en el penal de Ayutla de los Libres, sin ser culpable del delito de homicidio
calificado del que se le acusó falsamente, el indígena Tlapaneco Pedro
Gatica, originario de la comunidad de Ciénega del Sauce, ha sido puesto en
libertad por la Sala Penal del Tribunal Superior de Justicia del Estado de
Guerrero, absolviéndole de toda responsabilidad.
En el año 1999, a la edad de 16 años, Pedro fue detenido y sujeto a un
proceso que ha superado por mucho el tiempo en que dura la prisión
preventiva y el plazo razonable para ser juzgado. Ese plazo resulta de los
dos años como máximo que la Constitución Mexicana establece de duración de la prisión preventiva.
Finalmente el día 15 de junio de 2010, ocho meses después de que ASILEGAL identificó y tomó la defensa de este caso, Pedro obtuvo la absolución y su liberación, mediante sentencia votada unánimemente por los Magistrados de la Primera Sala Penal del Tribunal Superior de Justicia del Estado de Guerrero, sentencia en la que implícitamente el Tribunal aceptó las numerosas violaciones procesales en relación a la duración del proceso y a la valoración de pruebas.
Entre otros graves retrasos procesales, el juez de primera instancia que
inicialmente condenó a Pedro demoró 4 años en efectuar el desahogo de una
diligencia de careos, a pesar de la insistencia de Pedro hacia el Juez para
su desahogo, y una vez realizados, el mismo juez demoró 6 años en dictar
sentencia. Misma que fue apelada para posteriormente ser apelada. 
Además del plazo excesivo en que fue juzgado, Pedro fue sometido a un
proceso permeado por violaciones flagrantes de sus derechos procesales,
incluyendo la valoración incorrecta de las pruebas, la falta de acceso a un
intérprete ya que Pedro no hablaba español y el ejercicio discriminatorio en
la impartición de justicia. Pedro fue sentenciado en base a una acusación
infundada y especulaciones, por el delito de Homicidio Calificado en contra
de Raymundo Flores Zeferino.
Tanto la autoridad ministerial y el Juez de Primera Instancia en Ayutla,
actuaron con suma arbitrariedad, en la integración de pruebas, su valoración y la aplicación de la ley, discriminando en todo momento. Así, las graves omisiones y la inactividad del juez de primera instancia, mismas que
afectaron la libertad de Pedro, constituyeron violaciones graves a derechos
humanos que conforman un patrón de acción en el cual participan algunas
autoridades ministeriales y jueces de primera instancia, principalmente en
las zonas más marginadas de Guerrero, como lo son la montaña y costa chica.
De acuerdo a cifras oficiales de la SSP se advierte que en el mes de
noviembre del 2010, un 51% de la población penitenciaria en Guerrero y un
76% de la recluida en el CERESO de Ayutla se encontraban sin sentencia
definitiva.
ASILEGAL exhorta a las autoridades que actúen con apego a los estándares
internacionales que regulan el uso racional de la prisión preventiva, ya que
el abuso de la misma representa una práctica generalizada en el estado de
Guerrero.
— INFORMACIÓN ADICIONAL —
Las circunstancias que lo llevaron a ser detenido y procesado, tienen su
origen en una vieja historia de pugna por tierras en la comunidad de la
Ciénega del Sauce, Guerrero. En la década de los 80´s el padre de Pedro,
líder comunitario defendió la tierra de su comunidad, que buscaba ser
indebidamente adjudicada a un poblado vecino de dichas tierras. Sin embargo la defensa de éstas molestó a un grupo de personas de la comunidad que se vería beneficiada con la adjudicación de dichas tierras, por lo que integrantes de este grupo asesinaron paulatinamente a seis de los hermanos de Pedro, asesinando finalmente al Sr. Epifanio Gatica en 1983, solo 8 meses después de que nació Pedro. A los 12 años de edad Pedro tuvo que abandonar su comunidad después de ser emboscado a tiros en el camino, por lo que se instaló en Palo Salto Costa Grande ante las amenazas de muerte y agresiones hacia él por parte de la familia que había asesinado a sus hermanos y a su padre.
A su regreso a la Ciénega, dos años después, Pedro volvió a ser amenazado,
hasta febrero de 1999, fecha en que, producto de riñas entre las familias
Zeferino y Albino, fue asesinado Raymundo Flores Zeferino integrante de una de las familias en conflicto. Ante la oportunidad de perjudicar a Pedro por el viejo conflicto de tierra y ante la falta de elementos para hallar a los
culpables, el padre de Zeferino acusó a Pedro, sin prueba alguna, del
asesinato de su hijo.
Durante el homicidio, Pedro se encontraba con su padrastro, su madre, sus dos hermanos, levantando un poste para cercar y evitar que el ganado del terreno contiguo entrara a sus parcelas.
DATOS DE CONTACTO:
www.asilegal.org.mx
juridico@asilegal.org.mx
5687 8759
5523 2690
5639 6755
Lic. José Luis Gutiérrez Roman/ Lic. Ana Lilia García Altamirano/ Lic.
Cuitlahuac Lina Ramos

Comentarios en Facebook

Dejar un comentario