Opinión

El Despeñadero: Reaparece en la escena política Jorge Franco Vargas, dejó el PRI para apoyar a AMLO.

 

Después de varios años alejado de los reflectores, reaparece en la escena política Jorge Franco Vargas, el controvertido ex secretario de gobierno en la administración del priísta Ulises Ruiz Ortiz; ahora promueve el voto a favor del candidato presidencial de MORENA, Andrés Manuel López Obrador.
Jorge Franco se mantuvo apartado de la política tras quedar manchado por la represión a los maestros en el año 2006, previo al conflicto social que estalló en el estado de Oaxaca y que diera el surgimiento de la desaparecida Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO).

 

Por: Armando Escándalos

 

El entonces titular de la Segego fue sacrificado por el gobernador Ulises Ruiz y acusado de autoritario, represor y por las violaciones a los derechos humanos de cientos de oaxaqueños.

Sin embargo, Jorge Franco se retiró del cargo mientras recrudecia el conflicto social y la represión a maestros y activistas, lo que dejó en claro que el verdadero represor era el gobernador Ulises Ruiz Ortiz.

Fue hasta hace un par de meses que Jorge Franco reapareció en la escena política; durante muchos años ha permanecido callado y sin dar declaraciones a los medios de comunicación, quienes lo señalan y cuestionan por actos cometidos por Ulises Ruiz, como si todo se tratara de una estrategia política para lavar la imagen del ex gobernador.

Cabe mencionar que Ulises Ruiz Ortiz además de ser el verdadero responsable de la represión al pueblo de Oaxaca, no sólo en el año 2006, sino que, en todo su sexenio se asesinó a los principales dirigentes sociales, activistas, maestros y porros de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca.
Existe una larga lista de las atrocidades cometidas por el ex gobernador Ulises Ruiz Ortiz, por ejemplo: la desaparición forzada de Edmundo y Gabriel, militantes del EPR; el asesinato de 27 activistas de la APPO; la detención arbitraria de más de 300 personas, algunos simpatizantes del movimiento social, otros, ciudadanos comunes que estaban en la hora y lugar equivocados.

También se registró el surgimiento de las “caravanas de la muerte”, que no eran más que un grupo integrado por policías de las distintas corporaciones, escoltas de los funcionarios y porros de la UABJO, quienes se encargaban de hacer el trabajo sucio, intimidar, levantar y asesinar activistas y todo aquel opositor al gobierno de Ulises Ruiz.

 

Durante su gobierno Ulises Ruiz repartió montañas de dinero a decenas de reporteros de los principales periódicos, estaciones de radio y televisoras, con la intensión de lavar su imagen.

Debido a que la mayoría de los medios de comunicación estaban al servicio del Gobierno del Estado, el movimiento social (año 2006) se vio obligado a tomar las instalaciones de todos esos medios de comunicación oficialistas que en ese momento se negaban a abrir espacios a la opinión pública y que solo manejaban la información tergiversada para proteger al gobierno en turno.

La mayoría de los reporteros y periodistas en Oaxaca gozaban de PRIvilegios y favores, eran pocos quienes se atrevían a cuestionar al régimen priísta, que en Oaxaca tenía más de 80 años en el poder. Aquel periodista que escribía en contra de los intereses del gobernador en turno era considerado enemigo y entonces se le perseguía.

De esta manera para Ulises Ruiz Ortiz no fue difícil implementar una campaña para limpiar su imagen y dar línea a los “periodistas aliados” para hacer responsables de sus malas decisiones, su autoritarismo y corrupción a otros personajes, entre ellos, el ex secretario general de Gobierno Jorge Franco Vargas, quien solo fue parte del Gobierno en el inicio del conflicto social 2006, cargo que dejó cuando se cometieron los crímenes de lesa humanidad y que el verdadero responsables es nada menos que el ex gobernador Ulises Ruiz Ortiz, quien sigue dando línea a “sus amigos de la prensa” para tender una cortina de humo en torno a los verdaderos responsables del conflicto social y magisterial.

Comentarios en Facebook

Dejar un comentario