Opinión

El Despeñadero: El resultado de las elecciones 2018, un golpe bajo para Alejandro Murat.

Los resultados de las elecciones en Oaxaca sin duda son un golpe bajo para el gobernador Alejandro Murat Hinojosa, quien no fue capaz de sumar votos a los candidatos del Partido Revolucionario Institucional (PRI) y demás rémoras como el PVEM y el PANAL.

 

Por: Armando Escándalos

 

Una derrota en las urnas, como la registrada el domingo 01 de julio donde el Partido de Regeneración Nacional (MORENA) ganó la senaduría, las diputaciones federales y las locales, así como las principales presidencias municipales, incluyendo a la capital oaxaqueña; es un claro mensaje para Alejandro Murat, porque si no se pone a trabajar y entrega resultados, en 3 años volverán a ser derrotados y en 2021 la gubernatura será para los opositores.

Murat tendrá que hacer un balance detallado de su gobierno y de sus más cercanos colaboradores, ya que el mensaje de los ciudadanos es claro, no están viendo resultados ni que se cumpla con los compromisos de campaña.

En un año y medio de gobierno, lo único que han visto los oaxaqueños son escándalos de corrupción, graves problemas de inseguridad y falta de atención a los verdaderos problemas de Oaxaca como la pobreza,  marginación, la falta de obra social, el abandono del campo y el olvido para esas miles de familias que perdieron todo con los desastres naturales.

Es claro que el mismo discurso trillado de las deudas  que dejó el gobierno de Gabino Cué y la falta de recursos, son temas que ya no convencen ni conmueven a los oaxaqueños; pues si hay responsables deberían no solo estar en la cárcel sino que también regresen esos miles de millones de pesos que se robaron.

La impunidad a quienes se enriquecen con recursos públicos, la voracidad e insensibilidad de quienes ven en la política la forma fácil y rápida de hacer dinero, fueron motivos suficientes para que los ciudadanos dieran un voto de castigo a los partidos tradicionales PRI, PAN y PRD.

Algunos ciudadanos emitieron el llamado voto diferenciado apoyando en la presidencial a López Obrador pero dando la oportunidad a candidatos independientes y de pequeños partidos en sus municipios, que es donde se refleja de forma directa la toma de decisiones y el proyecto de gobierno.

 

 

Para Alejandro Murat la lección es clara, ahora deberá  involucrarse más en política local y también en temas de su propio partido, ya que el otorgar candidaturas a capricho  y sin consenso de los cuadros y militantes trae resultados desastrosos y divisionismo; aunque lo que se vio este domingo no solo fue el efecto AMLO sino también las malas decisiones del presidente de la República Enrique Peña Nieto y sus llamadas reformas.

 

Comentarios en Facebook

Dejar un comentario