Comunicados

En Oaxaca se intenta burlar la voluntad ciudadana; la justicia electoral se compra y se vende al mejor postor: Flavio Sosa

Senadoras y Senadores: El primero de julio acudimos a las urnas, y sembramos en ellas millones de preguntas y otras tantas respuestas. Preguntas cargadas de crítica y dolor, respuestas llenas de imaginación y esperanza. Ese día vencimos a la monstruosa medusa del fraude electoral.

 

Desde el dos de julio, el sol tiene otro color y acompañados de ustedes, a quienes el pueblo nombró, llegamos al umbral de lo que será el nuevo país.

 

Sin embargo, hay aún preguntas sin respuestas que pueden ensombrecer nuestro horizonte democrático:

 

¿Sabrá, la nueva clase política, leer las preguntas que sembramos en las urnas?

 

¿Podrán, desde la elegante institucionalidad de sus recintos, darnos respuestas claras y ciertas?

 

¿Han entendido que política es historia y que la historia juzgó y sancionó a los malos gobernantes el primero de julio?

 

¿Habrán aprendido la lección de justicia ciudadana con la que se derrotó al fraude electoral el pasado primero de julio y que ha abierto en México el horizonte democrático?

 

Señoras y señores, respetuosamente me dirijo a ustedes para denunciar que en Oaxaca se intenta burlar la voluntad ciudadana. Que la justicia electoral se compra y se vende al mejor postor.  Que hay magistrados que tasan sus votos y fallos en gramos. En Oaxaca los votos de los magistrados se venden en “doscientos cincuenta gramos, medio kilo, un kilo y tres kilos”.

Los fallos y sentencias del Tribunal Electoral del Estado se pueden comprar en “cinco kilos y hasta en diez kilos”.

En el argot del Tribunal “un kilo” es el equivalente a un millón de pesos.

 

Para sustentar lo dicho expondré dos casos aberrantes, de los muchos que hay, de cómo funciona el Tribunal Electoral de Oaxaca:

 

1º.- Lo resuelto en recurso de inconformidad RIN/EA/01/2017 con número de expediente JDC/91/2017, promovido por la coalición formada por los partidos Revolucionario Institucional (PRI) y Verde Ecologista de México (PVEM), en contra del cómputo municipal de la elección extraordinaria de concejales del Ayuntamiento de Santa María Xadani.

 

En este municipio se llevó a cabo una elección extraordinaria el cuatro de junio de 2017, en la que legalmente el partido Renovación Social (PRS) obtuvo el triunfo con 1875 votos, a favor, sobre la coalición PRI-PVEM que obtuvo 1856 votos. Los partidos de la coalición perdedora promovieron el recurso de inconformidad RIN/EA/01/2017. Y sin que hubiera elemento jurídico alguno, los Magistrados Miguel Ángel Carballido Díaz y Víctor Manuel Jiménez Viloria, con el voto en contra del Magistrado Wilfrido Raymundo López Vásquez, anularon la elección extraordinaria y revocaron la validez de la constancia de mayoría expedida a favor del PRS. Esta sentencia a la postre fue revocada por la Sala Regional Xalapa del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación.

 

2º.- Otro caso en donde quedó al descubierto la violación a los principios de imparcialidad, certeza, legalidad y probidad en la actuación de los Magistrados Carballido Díaz y Jiménez Viloria, es en la resolución del recurso de inconformidad RIN/DRP/01/2018 y acumulados, promovido por el Partido Revolucionario Institucional y otros, en contra del acuerdo IEEPCO-CG-70/2018 de fecha ocho de julio de dos mil dieciocho, mediante el cual se califica y declara la validez de la elección de las diputaciones por el principio de representación proporcional y se determina la asignación correspondiente a cada partido político respecto del proceso electoral ordinario 2017-2018.

 

Al resolver este caso, los “magistrados asociados Carballido Díaz y Jiménez Viloria”, con el voto en contra del Magistrado Raymundo Wilfrido López Vásquez revocaron la constancia de asignación a favor de siete diputados de MORENA, y le obsequiaron tres escaños al PRI, uno al PAN, uno al PVEM, uno al PANAL y uno al PRD. Nuevamente la Sala Superior del Tribunal Electoral Federal les corrigió la plana y regresó los lugares asignados a MORENA.

 

Senadora Susana Harp Iturribarría, Senador Salomón Jara Cruz:

 

Los casos anteriormente expuestos nos dan motivos y fundamentos para solicitarles de manera respetuosa:

 

Que en el nombramiento de las y los futuros magistrados que impartirán la justica en los tribunales electorales del país, sepan ustedes estar a la altura de las exigencias democráticas planteadas en el proceso electoral del primero de julio del 2018 y actúen con absoluta responsabilidad y ética política para honrar el mandato que el pueblo les ha otorgado.

 

Particularmente en el caso de Oaxaca, dado que la labor del juzgador trasciende el ámbito de los derechos colectivos de los pueblos originarios. Considero que además de valorar la honestidad, probidad, imparcialidad, conocimiento jurídico, profesionalismo, independencia de los poderes fácticos de los futuros juzgadores electorales, se deben ponderar los conocimientos, que los magistrados electorales, tengan sobre pluralidad jurídica, derivada de los sistemas normativos indígenas, tratados y acuerdos convencionales necesarios para interpretar las normas y leyes electorales con perspectiva intercultural.

 

Durante el proceso electoral anterior tuve el honor de representar a MORENA ante el Consejo Local del Instituto Nacional Electoral y pude constatar que las autoridades electorales del viejo régimen actúan bajo consigna de partidos o cacicazgos políticos.

Es por ello que advierto que algunos de los más cuestionados integrantes del Consejo Electoral Local, actualmente se están postulando como candidatos al cargo de magistrado electoral, sin el menor recato y respeto por la ciudadanía.

 

La democracia es un pilar básico de la sociedad y esta no puede materializarse sin justicia electoral. No se debe sustituir a los mapaches tricolores, azules o amarillos, por mapaches guindas. Tampoco se trata de convertir al Tribunal Electoral en un queso repartible entre tres partidos.

 

Se trata de que las y los Senadores de la República, en la elección de las y los magistrados electorales, coincidan con las respuestas que, con nuestra participación exigente de legalidad, las mexicanas y los mexicanos dimos el primero de julio del 2018 para lograr nuestra plena democracia.

 

Parafraseando a Reinhold Niebuhr “decimos que nuestra capacidad para la justicia hace posible la democracia, pero la inclinación de la autoridad hacia la injusticia hace necesaria la democracia”.

 

Así pues, esperamos que atiendan nuestra solicitud.

Recuerden que somos una sociedad paciente y pacífica, pero ahora nuestra paciencia está cargada de valentía, dignidad y orgullo y que, si es necesario, una vez más sabremos levantarnos para dar una lección más de civismo, justicia y democracia.

 

 

 

Atentamente:

C.Flavio Sosa Villavicencio

Representante de MORENA ante el Instituto Nacional Electoral.

 

Comentarios en Facebook

Dejar un comentario