Opinión

Hasta Cuando…

La planeación no es una quimera inalcanzable y mucho menos, la panacea para solucionar todos los problemas que, como sociedad, hemos generado en nuestros centros de población; *es una disciplina para hacer posible lo deseable, sobre bases de justicia y eficiencia.*

 

El desarrollo urbano de nuestro Estado en general, está desfasado de la realidad nacional y menos que en pañales, ante la negligencia e incompetencia de las autoridades de los tres niveles y ordenes de gobierno; es verdaderamente lamentable, que, administraciones van y vienen y todo sigue igual o peor, y lo más que algunas han podido hacer, es, tratar de administrar y explotar el crecimiento urbano; sobre todo en nuestra área metropolitana, y hasta hoy, nadie ha podido construir bases fuertes y firmes para asegurar que la planeación, sea una verdadera labor de continuidad, independientemente de la temporalidad y colores de los gobiernos.

 

La planeación del desarrollo urbano de nuestros centros de población, debe ser una labor institucional, interdisciplinaria y comunitaria, en la que, sociedad y gobierno, aportemos lo mejor de cada quien, para poder salir de este subdesarrollo en el cual nos encontramos, debe ser, así mismo, un ejemplo valiente de *democracia participativa*, que nos permita abordar y superar, de la forma más inteligente posible, los grandes y graves problemas que nos aquejan y deterioran nuestra calidad de vida; como son; agua, drenaje, seguridad, vialidades, ambulantaje, transporte público, protección del patrimonio público y desechos sólidos, solo por mencionar los más comunes.

 

La sociedad civil en general y en especial los colegios de profesionistas, deben ser, la conciencia y la voz de nuestra sociedad; pero no esa conciencia y esa voz que en ocaciones se vuelve sumisa, obediente y complaciente por miedo a la reprensión o por conveniencia; sino esa voz crítica y propositiva pero sobretodo pro activa, aún exponiéndose al desdén e ignorancia de los gobiernos en turno.

 

Nos urge un cambio de conciencia, una nueva y más inteligente, pero sobretodo, valiente forma de encarar y resolver los problemas que nos plantea el desarrollo de nuestros centros de población; ya basta de soluciones que solo apuntan a la solución de necesidades económicas personales o de un cierto grupo de poder o en el poder, ya basta de soluciones cortoplacistas trianuales o sexenales, ya basta de ver el quehacer público como una forma de servirse y no de servir, ya basta de tener poder para poder tener…..!!

 

Al desarrollo urbano hay que entenderlo y proponerlo con una visión de futuro con un umbral mínimo de 25 a 30 años y sobre todo con una visión metropolitana en las ciudades y en los Municipio pequeños y alejados, como un espacio que pueda perdurar y asegurar la preservación de todas sus riquezas y valores que les dan identidad.

 

No nos queda tiempo, el momento es ahora o nunca, el futuro ya nos alcanzó, por favor entendámoslo todos……..!!

 

 

 

Arq. Lázaro García Saavedra

Octubre 16 del 2018.

 

Comentarios en Facebook

Dejar un comentario