Turismo

El Museo de Textil  de Oaxaca está presentando la exposición titulada Coyuchi  blanco flores de algodón

Los algodones son plantas que conforman el género llamado Gossypium dentro de la familia de la malva, el género comprende cerca de cincuenta especies que crecen de modo silvestre en las regiones cálidas de América, África, el sur de Asia, Austria y algunas islas del Pacífico, todo sobre el algodón, para que sirve, que uso se le da en cuánto a los textiles, podrás conocerlo al ir a ver esta interesante exposición que se está exhibiendo en el Museo Textil de Oaxaca que se ubica en la calle de Hidalgo 917, centro.

 

Por: Idolina Herrera López

 

En tanto el curador de la exposición Alejandro Ávila explica en las mamparas de los stands de los textiles que en el caso del algodón originario de México (Gossypium hirsutum), las flores tienen una peculiaridad, en un principio son de color amarillo, pero enrojecen poco a poco conforme pasa el tiempo. En una misma mata podemos ver flores de ambos colores, algo inusual en el reino verde.

La palabra coyuchi designa a los distintos tonos pardos, desde un beige claro hasta un color canela, coyuchi viene del náhualt cyoiccatl, que quiere decir algodón de color de coyote. Los estudios que se han realizado sobre esta planta demuestran que crece en forma silvestre en la costa norte de la península de Yucatán y que fueron domesticando en esta región del planeta milenios antes de que llegara Hernán Cortés. Los europeos por su parte ya conocían dos especies de algodón que habían sido domesticadas probablemente en Asia cinco mil años atrás. La lana, el lino y otras fibras textiles, en cambio, conservan nombres de origen indoeuropeo en español y en las lenguas vecinas.

Agregó que  actualmente más del 90 por ciento de la producción mundial de algodón se obtiene de plantas híbridas donde la contribución mayor de genes viene de Gossypium hirisutum, con una aportación adicional de G. barbadense, la especie domesticada en América del Sur. Podemos decir por eso que el algodón mexicano viste al mundo hoy día.

En esta exposición proponen mostrar la belleza de la fibra originaria de nuestro país, tanto en su forma blanca como en las variedades de color beige y café. Los pueblos indígenas de México y Guatemala lograron no sólo un cultivo resistente y una fibra de excelencia, sino que supieron convertirla en hilaturas magníficas y texturas admirables.

Su arte u su destreza perdura hoy día, resistiendo el embate de las fibras sintéticas derivadas del petróleo y los colores chillantes producidos por los laboratorios industriales. Largos y tersos, los filamentos blancos y coyuchis que dan forma a estos elegantes lienzos, huipiles parecen advertirnos que nuestro bienestar futuro no manará de los pozos petroleros, sino que crecerá en verdes parcelas cubiertas de flores rojas y amarillas, cultivos que asemejarán jardínes.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comentarios en Facebook

Dejar un comentario