Opinión

Expulsan a la CTM y CROC de la Confederación Sindical Internacional.

*Oficialmente las centrales obreras mexicanas  quedaron fuera de esta poderosa organización con presencia en 156 países de los cuatro continentes.

 

De la Redacción / BTS

 

La causa: propagar “contratos blancos y de protección” y pactar acuerdos a espaldas de la clase trabajadora. “Porque día a día se fue conociendo el papel real que han jugado en el sindicalismo mexicano, sus profundos vicios y simulaciones”, afirma el abogado laboral Arturo Alcalde Justiniani.

 

El declive de  la CTM y la CROC en otros tiempos consideradas las más poderosas centrales obreras de México, dirigidas por los vetustos líderes Carlos Aceves del Olmo e Isaías González Cuevas, proclives al sindicalismo charro, fué exhibido a nivel mundial al ser expulsadas ambas organizaciones de la Confederación Sindical Internacional bajo acusaciones de propagar “contratos de protección”, además, de hacerse patentes sus profundos vicios y simulaciones en contra de la clase trabajadora.

 

La decisión de la CSI, con más de 166 millones de afiliados en 156 países fue celebrada por el político parlamentario, Tony Burke, miembro prominente del Partido Laboral de Australia quien publicó en su Tweeter:

 

“Excelente noticia que dos sindicatos debilitados, la CTM y la CROC que han minado la legitimidad del sindicalismo independiente en México, finalmente fueron expulsados de ITUC-donde no hay cabida para sindicatos que ofrecen empleo y actividad laboral en contra de los deseos de los trabajadores”.

 

“El día de hoy, 7 de diciembre de 2018, es oficial que la Confederación Sindical Internacional ha expulsado de sus filas a la CTM y a la CROC”, postea por su parte el espacio en Twitter, “Reforma para Todos”.

 

De acuerdo con el abogado laboral Arturo Alcalde Justiniani, representante del sindicalismo independiente, este hecho se da después de que, a nivel internacional, habían solicitado a las centrales obreras de México salir de las filas de la Central Sindical de las Américas (CSA), en donde han llegado infinidad de quejas por la aparición de contratos “blancos o de protección” que establecen con los empresarios para mantener a los trabajadores bajo un control, pero además porque violan sus estatutos.

 

Asimismo, se suma el hecho de que, tanto la CTM que encabeza Carlos Aceves del Olmo y  la CROC, Isaías González, buscaron crear, la Alternativa Democrática Sindical de las Américas (ADS), con el fin de dividir la fuerza de la CSA y porque “La CTM y la CROC nunca estuvieron cómodos dentro de la CSA, entre otras cuestiones, por su agenda progresista y porque día a día se fue conociendo el papel real que han jugado en el sindicalismo mexicano, sus profundos vicios y simulaciones y en particular, su práctica de firmar contratos colectivos de trabajo a espaldas de los trabajadores”, explicón Alcalde Justiniani.

 

En medio de este panorama, cabe destacar el impulso a la reforma  laboral, la cual incluye modificaciones a la ley para transparentar la contratación colectiva; que aún no ha avanzado, pese a que se tuvo como plazo para su aplicación el pasado mes de febrero de 2018.

 

El secretario general de la CTM dijo sobre la reforma que “nos quieren enterrar”, ya que contempla cambios, como el voto secreto, y hay quienes opinan que la reforma pondría fin al corporativismo.

 

Mientras tanto, la expulsión a la CROC de la  CSl, se da en momentos en que González Cuevas enfrenta una de las divisiones más graves que ha sufrido está organización desde su creación hace 66 años y es repudiado por más de dos millones de trabajadores de sindicatos estatales y nacionales, agrupados en el recién fundado Consejo Nacional Laboral que exige su renuncia al mando de la central obrera y lucha por la democratización y modernización sindical en el país.

 

Comentarios en Facebook

Dejar un comentario