Opinión

El Despeñadero: Mazapán nos invita a la reflexión del trato que reciben los animales abandonados.

La historia de Mazapán que se viralizó en las redes sociales nos invita a la reflexión y permite visualizar a cientos de perros y gatos que viven en la calle, desafortunadamente muchos de estos animales todos los días sufren maltrato y pasan hambre.

 

Por: Armando Escándalos.

 

Mientras que Mazapán se ha convertido en una celebridad por los vídeos y fotos que circulan en redes sociales, la realidad para otros ejemplares es todo lo contrario, solo basta visitar zonas habitacionales y mercados  municipales para darnos cuenta que muchos perros sufren abandono y la indiferencia de las personas.

Para Mazapán, el perro que baila en las calendas,  que no tiene miedo a los juegos pirotécnicos y que asiste a los eventos culturales en el Centro Histórico de Oaxaca, existe una larga lista de extranjeros y  connacionales que lo quieren adoptar.

Pero para los perros de la calle que no gozan de fama, el ser adoptados y tener un hogar es un sueño casi imposible; a estos animalitos se les ve deambular todos los días buscando de comer, sufren las inclemencias y cuando están enfermos mueren por falta de atención veterinaria.

Aunque existen organizaciones de protección de los derechos de los animales, quienes a base de esfuerzo y cooperación dan de comer a los peludos, los esterilizan, llevan al veterinario; rescatan en caso de maltrato y cuentan con refugios para darles un hogar temporal, el trabajo debería ser responsabilidad de toda la sociedad, incluyendo a las autoridades.

Oaxaca, como otros estados de la República Mexicana, es de las entidades que en los últimos meses  ha registrado noticias que nos colocan a nivel nacional no solo por su cultura y tradiciones, sino también por casos de maltrato animal; esto evidencia la falta de actuación de las autoridades y la insensibilidad de las personas.

Como seres civilizados debemos promover valores y desde el núcleo familiar fomentar una cultura de amor y respeto a los animales,  no solo nos referimos a los perros y a los gatos, sino en lo general a todos los animales domesticados y salvajes.

Es lamentable circular por las calles de cualquier colonia, fraccionamiento, agencia o municipio de la entidad para darnos cuenta que las personas todavía tienen ese mal hábito de tener perros afuera de sus hogares, aislados en las azoteas o amarados sin sombra, mal comidos o enfermos;  que no les bridan cariño ni los más mínimos cuidados.

Desafortunadamente nadie dice nada, para todos es común ver a los animales sufriendo de sed, de hambre, de dolor, y las autoridades son indiferentes;  únicamente actúan cuando pasa una tragedia, el ataque a una persona u otro animal; aunque en la mayoría de los casos criminalizan al perro y no hay sanciones para los dueños.

Y no solo se trata de alimentar a los animales de la calle porque sería una batalla pérdida contra el abandono y el maltrato, se trata de ser más responsables, de dejar de apreciar a los animales por su raza, todos son iguales y tienen la misma capacidad de amar de forma desinteresada.

Es urgente que las autoridades dejen de ser tan negligentes y se aplique la ley contra aquellas personas crueles que abandonan a sus mascotas, que los explotan para la cruza, para peleas u algún otro tipo de abuso.

Debemos ver a todos los perros y gatos de la calle con el mismo interés que a Mazapán, debemos tratarlos con respeto y si está dentro de nuestras posibilidades ofrecerles agua y comida. Evitar que sufran maltrato. Recordemos que los animales no pueden hablar nuestro lenguaje pero son capaces de sentir…

-00-

 

 

 

 

Comentarios en Facebook

Dejar un comentario